There’s a boy in the girls bathroom – Reseña

“Give me a dollar or I’ll spit on you.” That’s Bradley Chalker for you. He is the oldest child in the class. He tells enormous lies. He picks fights with girls, and the teachers say he has “serious behaviour problems.” No one likes him – except Carla, the new school counsellor. She thinks Bradley is sensitive and generous, and she even enjoys his far-fetched stories. Carla knows that Bradley could change, if only he weren’t afraid to try. Sometimes the hardest thing in the world is believing in yourself.

En clase, a nadie le gusta sentarse al lado de Bradley porque siempre se porta mal. Hasta que la llegada de Jeff, un chico nuevo, le abre las puertas a un posible cambio y se ve inmerso en un mar de dudas. ¿Qué divertidas situaciones esperan a los dos amigos? Una novela para reír y reflexionar sobre nosotros mismos.

Quiero empezar la reseña explicando qué me llevó a comprarlo. Por el título (Hay un chico en el baño de las chicas) y por el diseño de la portada en la que sale claramente el símbolo de “chico” que se usa en los baños públicos y que tiene dibujada una falda encima, supuse que exploraría a un personaje transexual en el entorno de una clase, de un colegio. Fantástico, ¿verdad?

Pues no tiene absolutamente nada que ver. Y no puedo evitar sentir que está hecho aposta, que te hacen creer que tiene algo que ver. Me da la sensación de que se quieren aprovechar, al menos en esta edición, de el boom de visibilidad que estamos viviendo ahora para vender este libro.

Y el libro en sí, no está mal. Pero no tiene nada que ver.

En fin, después de quejarme…

El libro nos cuenta cómo un niño de 9-10 años que es el típico matón, pero sin amigos. Aparentemente, lo hace porque cree que le odian y le odian porque lo hace. En fin, un lío. Pero entonces llega Jeff y parece que intentan hacerse amigos, aunque de aquella manera. Y también, una nueva orientadora, que deja que los niños piensen por si mismos y lleguen a sus propias conclusiones.

Bueno, pues el libro es bastante simple, se lee en unas horas y está bastante bien. Pero la historia es un poco típica y, la verdad, poco realista. Sin embargo, me gusta cómo está escrito y cómo se desarrolla aunque, repito, es poco realista (al menos para mí).

Otra de las cosas que me gustan son los personajes secundarios: la orientadora contra los padres (algunos, no todos) y las dos niñas que salen: Melinda y Coleen.

Hablo primero de las niñas porque es más cortito:

Melinda es el primer personaje femenino que (aunque no me parece bien la violencia, que conste) le gana en una pelea a dos chicos. Y les da pero bien. A todo esto, es en defensa propia. Y repito que no me gusta que un libro como este haya tanta violencia en alguna escena. Pero agradezco ver personajes femeninos que se salen de la norma y que demuestran que no son delicadas sin necesidad de dejar se ser “femeninas”.

Sobre Coleen me gusta cómo se entrelaza con la consejera y los demás personajes. Le da cierta profundidad aunque sigue siendo muy simplona la pobre. Por un lado está bien, no hacen falta tanto personajes complejos, pero por otro ¿por qué el único que es más simple es ella?

Ahora sí, los padres contra la consejera. Aquí hay una pequeña crítica social que está bastante clara. Los padres no quieren que sus hijos hablen con la consejera porque les hace pensar y eso es un ataque clarísimo a sus ideas. Hay un momento en el que ella les habla de otra religión que tiene que ver con el saludar siempre y ser bueno con los demás y, claro, ya están los padres ofendidos porque sus hijos les dicen que creen en una religión distinta. Y lo peor es que esto es muy real… Admito que esta parte es lo que más interesante me pareció.

Y como siempre, matizaré sobre el final. Tiene un detalle bastante bonito, lo admito. Pero es que es tan idealizado y tan típico de película “americana” (estadounidense, claro) que me lo joroba todo un poco. No digo que las cosas tengan que acabar en tragedia, ni mucho menos, pero que acabe de esa forma… Que el chaval tiene claros problemas, dudas, como quieras llamarlo. Y que encima eso se salta un poco el mensaje de “pensar por uno mismo” que nos da con el dilema de los padres… Porque, claro, el chaval es bueno cuando empieza a comportarse “normal”. Di que sí. No puedo matizar más porque entonces entramos en terreno de spoiler.

En fin, que el libro está bien, es fácil de leer y si quiere algo ameno, rápido y puede que para leer en inglés, pues encaja, pero no es el primero de mi lista. Hay cosas que sí, pero entre la edición y alguna que otra cosa como el final tan típico… No puedo decir que lo recomiende como me gustaría.

-L

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s