Las Brujas de San Petersburgo

Militza y Stana, hijas del empobrecido rey de Montenegro, se ven forzadas a casarse con dos miembros de la aristocracia rusa para que su padre pueda recuperar parte de su poder.

La vida, a pesar del esplendor de la corte del zar Nicolás, no es fácil. Una de ellas, Militza, parece tener poderes ocultos y siente fascinación por todo lo que tenga que ver con la magia y el espiritismo. Ante una influenciable zarina Alexandra, que haría cualquier cosa para darle al país el heredero que está esperando, despliegan su relación con el más allá, y entre sesiones de espiritismo, pócimas engañosas y coqueteos con la magia negra, logran hacerse con un gran poder en la corte.

Sin embargo, cuando den con Rasputín, precisamente en la búsqueda de un hombre con poder espiritual, descubrirán que quizás han ido demasiado lejos.

¿Historias ambientadas en la corte de los Romanov? Solo con eso ya me tienen enganchada. Pero si además le añadimos un poco de magia negra a la mezcla… apaga y vámonos.

Tengo que reconocer que con todas las cosas sobre los Romanov que he leído, nunca se había mencionado a Stana y Militza, o por lo menos no les habían dado la importancia necesaria para que las recordara. Pero después de esta historia está claro que lo haré.

Creo que MIlitza, a pesar de ser bastante obstinada, calculadora y obsesionada con el poder, es mucho mejor que Stana, que empezó el libro siendo bastante quejica y romántica, cosa que no cambia más adelante (aunque ¿podemos culparla? A diferencia de Militza se da cuenta de que el poder no lo es todo y prefiere centrarse en su propia felicidad.) Al principio me encantaba Militza, tan fuerte, segura y determinada (me recordó un poco a L), pero a medida que se obsesiona con el poder le perdí el respeto, y como Stana no es que me gustara en general, pues me quedé sin personaje favorito.

La historia empieza genial. Me encanta el estilo de la escritora y como fluye todo sin esfuerzo. Enseguida queremos saber más sobre las hermanas y su magia. En cuestión de poderes sí que esperaba algo más “tenebroso”, pero la verdad es que son cosas bastante sútiles en su mayoría.

Algunas partes son bastante repugnantes, del tipo “dejo el libro porque madre mía”. Y pasada la mitad del libro, debo admitir que se me hizo un poco repetitivo. Casi todo gira entorno a una meta, y eso al final cansa. Aunque si que es verdad que te hace darte cuenta (partes repugnantes incluidas) de lo maleables que eran los zares.

De Rasputín, por quién nunca he sentido el más mínimo aprecio aunque sí curiosidad, he de decir que casi me hace perder cualquier interés. REPUGNANTE. Por supuesto que siempre lo he sabido, pero este libro lo pinta de una forma totalmente nueva que me ha dado mucho asquito.

El final… INCREÍBLE! Sobre todo saber qué fue de las personas que inspiran esta historia tan mágica.

-Ali

Ya sabemos que a Ali le gusta este tema: Los Romanov. Sin embargo, cuando se habla de esto se suele centrar mucho en esta familia y se agradecen libros como este que, aún contándote esa historia, no son el centro de todo.

Lo primero es hablar de las protagonistas: Militza y Stana. La primera, que es la protagonista como tal, es mucho más fría y calculadora y se obsesiona con el poder en la corte imperial rusa. Me encanta este personaje, me siento bastante identificada con ella pero hasta la mitad del libro. Creía que iba a pasar algo entre ella y otro personaje, pero de repente no se vuelve a tratar ese tema y me sentí algo abandonada. (La verdad es que habría molado mucho que se hubieran arriesgado con eso, creo que habría sido un detalle muy interesante).

Sobre Stana, al principio me pareció muy niña, mimada quizás y bastante cursi. Pero a medida que avanza y sobre todo hacia la segunda mitad del libro, se convirtió en mi favorita (y eso que a penas se sabe de ella durante esa parte).

Esto deja claro que los personajes (TODOS) son muy complejos y además evolucionan a medida que crecen, como los humanos de verdad. Eso los hace aún más reales de lo que ya fueron, claro.

El libro parece que está dividido en dos partes (es la impresión que me dió, no es que haya dos partes como tal). La primera mitad del libro es la que más me ha gustado: algo de magia negra, mucha política de por medio, dramas de la corte y cosas por el estilo. Está escrito de una forma que te atrapa y no te suelta (de hecho, me leí este trozo en un par de días). Pero la segunda mitad…

Hacia el final del libro empiezan a pasar cosas raras y alguna bastante desagradable. El personaje protagonista que es Militza empieza a obsesionarse aún más con el poder y el control y eso hizo que se viniera un poco abajo para mí. Las descripciones se alargaron y había partes que tenían protagonismo pero no llegaban a mucho: que si nos libramos de uno, que si ahora necesitamos que vuelva, que si lo volvemos a liar para que le echen, que si le volvemos a traer… Así como unas buenas 100/150 páginas.

PERO EL FINAL!!!

Yo pensaba que iba a acabar en un punto de la historia de los Romanov, pero no es exactamente así. Además, el epilogo al estilo de los créditos de una película basada en hechos reales es un puntazo! Las cosas como son, el final remonta a esa “segunda mitad”.

-L

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s