Puños de Harina – Reseña

Uno de los capítulos más oscuros de la historia de Europa y la Segunda Guerra Mundial: el genocidio gitano desde el punto de vista de Rukeli, un joven que lucha por convertirse en el mejor boxeador en los años de la Alemania nazi. La trama se intercala de forma paralela con la historia de Saúl, un joven gitano que pelea por descubrir su identidad en la España rural de la década de 1980.

Puños de harina cuenta cómo ambos defendieron su raza, su cultura y su orientación sexual a lo largo de un disputado combate vital contra los prejuicios sociales.

Puños de harina es una obra que reflexiona sobre el racismo, la homofobia, la violencia y la masculinidad. ¿Qué es la violencia? ¿Qué diferencia a unos hombres de otros? ¿Qué significa ser hombre?

Puños de harina es la historia de cómo Rukeli, Saúl y otros gitanos, lucharon, resistieron, murieron y sobrevivieron al Holocausto y a la sociedad, pero también es la historia de cómo algunos jóvenes se esfuerzan por encajar en el concepto ideal de “ser hombres de verdad”, en un contexto que los rechaza por su raza, su cultura o su orientación sexual.

Antes de todo, queremos agradecer a Jesús Torres por enviarnos un ejemplar de su MARAVILLOSA obra de teatro.

Me sorprendió mucho la historia, los personajes, la forma en la que se dividen los actos y cómo parece que es casi un monólogo.

No conocía a Rukeli ni su importante historia. Me gustó saber que con el paso de los años, se le concedieron los logros que en vida le robaron. Aunque, siendo sinceros, él no lo pudiera disfrutar. Es muy injusto que haya historias como estas que son reales y que no nos cuentan. No he podido evitar pensar en la cantidad de veces que algo parecido a esto ha debido de ocurrir y en otros campos también (Literatura, arte, ciencia…).

La historia de Saúl es también muy cruda. Sobre todo la escena en la que su padre le obliga a hacer algo terrible (no quiero decir qué exactamente porque no quiero hacer ningún spoiler). Es durísimo ver cómo situaciones como esa siguen pasando en nuestra sociedad justo delante de nuestras narices y que lo tachemos con “es su cultura”.

En cuanto a los actos me fascina lo mucho que se parece a un combate de boxeo. Desde los 10 asaltos (actos) hasta cómo los personajes siguen esa mecánica de una lucha física y mental. Empiezan descansados con fuerza y energía, pero a medida que se van acercando al final empiezan a notar ese agotamiento esa necesidad de acabar de una vez. Finalmente, llegar al último asalto donde han luchado todo lo que tenían que hacerlo y no importa tanto si han ganado o si no, es más relevante el cómo han llegado a este punto. Como dice Saúl al final “Pero, al final, todas las heridas se cierran. Se convierten en cicatrices y se quedan en el cuerpo como si fueran un recuerdo, una marca que te hace pensar en lo afortunado que eres si, después de todo, has descubierto por fin quién eres. Ese es el mejor golpe; esa es la mayor victoria.”

La parte del “monólogo” es un poco confusa para mí a la hora de imaginármelo en un escenario, aunque ahora que estoy escribiendo la reseña creo tener una vaga idea de cómo sería:

Sobre el escenario hay una plataforma ligeramente más alta que está decorada de forma que parece un Ring. El actor nos habla desde el escenario cuando no es una escena con mucha intensidad, cuando son sus pensamientos más profundos. Pero es el momento de una pelea literal o más abstracta cuando sube a su “escenario” y boxea. Al menos, así es como soy capaz de imaginarlo.

Después de esto, me encanta el acto nueve de Saúl. No quiero decir porqué, pero necesito más de eso.

En fin, que me ha sorprendido muy gratamente lo mucho que me ha gustado y lo ameno y rápido que es de leer. He visto también que hay institutos en los que leen este libro, por lo que entiendo de la información que se ofrece en la página del autor. Creo que es una idea fantástica: es un libro corto (cosa que sabemos que a muchos niños que no suelen leer les gusta), es importante porque nos habla de valores que deberíamos inculcar en la juventud y es una forma de atraerles a la maravilla que es el teatro.

-L

La primero que pensé al ver este libro es que era muy finito. Lo segundo, que no me esperaba para nada que fuera una obra de teatro. Y si hay un tipo de género literario que no disfruto, de todos es sabido que se trata del teatro. Y contra todo pronóstico esta breve obra de teatro me gustó muchísimo.

Para empezar, los actos (o asaltos, porque toda la obra gira alrededor del boxeo) son cortísimos, así que no se me hizo pesado en ningún momento. Y teniendo en cuenta cómo suelen ser las obras de teatro, esto me recordó más a un monólogo. Y cuando llegué a esa conclusión me puse a pensar en cómo se representaría esto ante un público.

Siempre he admirado a los actores que hacen representaciones en vivo. Recordar todo el texto, los movimientos, no ponerse nerviosos ante el público. Pero al leer esta obra pensé en la memoria que debe tener uno para recordar los inmensos monólogos que componen Puños de Harina, y me quedé muy impresionada.

La historia me dejó muy conmocionada. No tenía ni idea de quién era Rukeli y lo que había vivido, pero cuanto más leía más intrigada me quedaba y más pena me daba todo. Que una vida se acorte de esa manera y se le arrebate todo aquello por lo que ha luchado…. me parece horrible, pero a la vez sé que es algo que pasa aún a día de hoy. Por lo menos me consuela saber que le concedieron el reconocimiento que se merece, aunque no pudiera disfrutarlo.

Y Saúl…. en fin, ya ha dicho L que hay una escena que te deja hecho polvo, pero toda su historia fue muy dura de leer. Fue casi igual de triste que la historia de Rukeli, aunque por lo menos Saúl empieza a atisbar la luz al final del camino. Los últimos dos “asaltos” me dejaron casi llorando. Ambos personajes viven unas vidas muy duras a pesar de ser personas maravillosas.

Solo puedo decir que me ha impresionado y gustado muchísimo esta obra. Que no esperaba que siendo así de cortita pudiera contener tantas emociones y momentos importantes, pero cuando se sabe contar bien una historia, solo hacen falta un puñado de páginas para dejarte con el corazón roto.

-Ali

Como siempre lo primero es dar las gracias al autor por enviarnos ejemplares para todas. Creo que es la primera vez que nos envían una obra de teatro y ha sido un cambio muy emocionante.

Tengo que decir que a mí me encanta todo lo relacionado con el teatro y que encima traten temas tan importantes como estos, realmente me emociona.

El libro se lee super rápido, evidentemente, y ya solo por eso le tenéis que dar una oportunidad. Me parece increíble que en tan pocas páginas haya dos historias tan bien desarrolladas.

La obra se centra en dos gitanos que aparentemente no tienen mucho en común pero que al final les une lo que a todos nos une, sobrevivir con nuestras circunstancias. Claramente sus circunstancias son bastantes más duras que las nuestras del día a día y el autor ha conseguido plasmar esa dureza perfectamente.

Me parece que hay bastantes mensajes importantes y que muchas veces no vemos en una pantalla. No tenemos muchas historias de gitanos homosexuales y al final cuando se habla de los nazis nos olvidamos un poco de que no todos los que estaban en los campos eran judíos.

En resumen, que nos queda mucho por aprender y por mejorar. Y que ahora me gustaría ver la obra en directo xd

-Ce

Dejamos aquí un enlace a su página para que, si os interesa, podáis ver más información sobre el libro y (¿quién sabe?) comprarlo. : Jesús Torres Actor

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s