Como agua para chocolate – Reseña

No siempre tenemos a mano los ingredientes de la felicidad. Tita lo había aprendido desde pequeña, cuando crecía en la cocina con Nacha y se le negaba toda posibilidad de vida propia desde su nacimiento. Pero lo que también aprendió Tita es que los ingredientes no son lo más importante para cocinar un buen plato, sino todo el amor con que seas capaz de hacerlo.

Pero Tita se dio cuenta de que sus platos no solo tenían el poder de deslumbrar por sus sabores y texturas. Su tristeza, su alegría, su deseo o su dolor a la hora de prepararlos se contagiaban irremediablemente a todo aquel que los probaba.

“La mera verdad es que la verdad no existe, todo depende del punto de vista.”

Con esta maravillosa cita de Laura Esquivel en el libro Como agua para chocolate, os invitamos a leer esta obra de arte del realismo mágico tan típico de la literatura latinoamericana.🤗

Recuerdo que en el instituto esta parte tan importante de la literatura en español se dejaba para el último momento y casi nunca daba tiempo. Sin embargo, tuve un profesor que hizo un esfuerzo extra para hablar, al menos un día, del realismo mágico.

La verdad es que me llamó mucho la atención, creo que siempre me ha gustado pensar que la vida real, por muy cruda que sea, tiene algo de mágico. De todos modos, seguí sin darle la atención que merece. Hasta este año.

Uno de mis profesores estaba obsesionado con Borges y, en gran medida, con este subgénero. Gracias a él, me ha dado por buscar libros o películas relacionadas con este tema. Además, mi madre, que ha leído mucho más que yo y tiene muchas ganas de comentar esos libros conmigo, quería que me leyera este en concreto.

Para nosotras, la cocina es un vínculo que nos une (aunque los libros van siempre primero) y gracias a eso nuestra relación es muy cercana. Así que un libro en el que la comida es tan importante para la trama y para los personajes estaba claro que iba a ser importante para nosotras.

Ahora, sí, ya he terminado con las anécdotas…

El libro es muy bonito, de principio a fin. Tiene miles de frases que se te quedan en el corazón, además de que todos los personajes son increíblemente redondos y complejos.

La madre de Tita quiere que esta, por ser la más pequeña, no se case nunca pues tiene que quedarse a cuidar de ella, tal y como dicta la tradición de su familia. Es, podríamos decir, la antagonista de la historia. Sin embargo, por mucho daño que cause, yo creo que tiene sus motivos. Cuando tienes algo que siempre te ha funcionado y que conoces bien, los cambios dan miedo. Quiero decir que la entiendo, aunque no de su pie a torcer.

En este sentido, todos los personajes tienen sus motivos para ser como son. Es decir, no son egoístas ni mucho menos, pero tampoco se van a dejar pisotear. Creo que es eso precisamente lo que hace que el libro sea tan interesante.

Pero es la relación entre la cocina, las recetas que se van desarrollando, con la historia de Tita como mujer durante la Revolución Mexicana. Y es que apenas se habla de la guerra, al menos no directamente, pero eso hace que se note más su presencia. No te está contando la historia de la guerra, si no la de una mujer que tiene que enfrentarse a sus propios problemas incluso cuando hay una guerra tan cerca de ella.

Como último dato, es un libro fantástico que tiene el honor de estar incluido en la lista de las 100 mejores novelas del español del siglo XX.

Y con razón.

¿Cuál es vuestro libro favorito de este género? ¿Y los autores/as que los escriben? ¿Os gusta el chocolate?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s