Canciones y Recuerdos – Reseña

on

Fuimos canciones

Macarena vive en Madrid y es asistente de una influencer de moda.
Macarena disfruta la vida a sorbos e intenta ser feliz.
Macarena tiene dos amigas: Adriana y Jimena.
Macarena guarda un secreto que deletrea a escondidas.
Ese secreto tiene tres letras: L-E-O.
Macarena no sabe que Leo está en Madrid.
Macarena teme, Macarena sueña, Macarena ama, Macarena vuela…

Y en este juego del destino intenta aceptar que lo que fuimos no puede ser lo que seremos…
¿O quizás sí?

Porque a veces lo que fuimos da sentido a lo que de verdad somos.


Seremos recuerdos

Macarena ha conseguido poner su vida y su trabajo en orden.
Macarena cree que Candela es la ayudante que necesita.
Macarena empieza de nuevo.
Leo sigue presente… como amigo.
Y mientras Macarena vuela…
Jimena se obsesiona con el pasado de Samuel…
Y Adriana no puede seguir luchando contra ella misma.

Porque las canciones que fuimos se convierten en pasado.

Porque los recuerdos que seremos son el futuro.

Cuando me regalaron el primer libro pensando que era uno que quería leer (en realidad era otro, pero un libro es un libro jajaja), pensé que no me iba a gustar y, aunque no me equivoqué del todo, no fue una tortura leerlo.

Me explico: tenemos tres tramas

La principal, la de Macarena: típica, simple… Sin más. Es divertida con bastante drama y mucho sexo… (demasiado quizás).

Las dos secundarias, la de Jimena y la de Adriana.

Jimena empieza una relación con Samuel que es pansexual (sí, lo sé, es un término controvertido). Esta relación sirve de excusa para hablar de otras sexualidades que no son hetero u homosexuales. Lo cual es un plus, pero nada más.

Adriana está casada con un hombre y deciden tener un trío con una mujer. Pues ya tenemos el drama. Esta es la única trama por la que me valió la pena leerme el libro.

Las otras dos son algo tópicas y simples (no quito que tengan su fondo y sus traumas y demás, pero son el arquetipo de historia hetero romanticona de literatura erótica). Adriana es, por decirlo así, el único personaje redondo que funciona de principio a fin. Es una mujer que vive la vida que cree que debe tener por miedo a tener la que ella realmente quiere. Se contradice continuamente y eso es clave para los personajes redondos. Es humana y real, sus conflictos son comunes, de muchas mujeres que, llegadas a un punto, se cuestionan su sexualidad, su vida y su futuro. Creo que representa muy bien las casillas de “género” que se imponen a todos, pero, principalmente, a las mujeres. Esa idea de que debemos formar una familia, casarnos y por ello ser felices es errónea para muchas. A mi no me va lo de tener hijos, lo siento pero no, y el matrimonio no es más que unos papeles oficiales. Yo sería feliz sola y con un gato o un perrete en el regazo, el encontrar pareja me es secundario. Sin embargo, Adriana quiere compartir su vida con otra persona, pero no con su marido. Él, por cierto, también es un personaje muy bien logrado (aunque más que secundario sería bastante extra, sigue siendo esencial para la trama de Adriana).

El final general es algo diferente al típico de la literatura romántico-erótica, pero es bastante flojo en mi opinión. El de Adriana por otro lado, es increíble. Es fantástico y creo que roza el final perfecto de modo que participa en el arco del personaje. Por eso, creo que el libro no está mal teniendo en cuenta que es muy típico. Es Adriana y su historia las que le dan valor.

¿Los habéis leído? ¿Qué opináis? ¿Creéis que Adriana se merece su propio libro (autoconclusivo, por favor)?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s