Deja que ocurra – Reseña

Esta joven promesa de las letras españolas sorprendió con Todo lo que nunca fuimos, la primera novela de la bilogía Deja que ocurra, en la que volvía a conectar con los temas que más gustan entre su público: amor, futuro profesional, viajes, familia…
Con la segunda parte de la bilogía, Todo lo que somos juntos, confirmó su calidad literaria y se consolidó como una de las jóvenes escritoras con más proyección de la narrativa romántica actual.
En este precioso estuche el lector encontrará los dos ejemplares que conforman la bilogía: Todo lo que nunca fuimos y Todo lo que somos juntos.

Decidí comprar estos libros en la feria del libro de 2019… Me arrepiento.

El primer libro es entretenido, bastante predecible y simple pero es lo que esperaba de un libro de narrativa romántico-erótica. Sin más.

Los personajes están bien construidos, me gustó la relación de los cuadros y la música con las emociones y los recuerdos, una trama interesante (aunque típica). Poco más. Es que no tiene más de donde sacar. Excepto que el final (de la primera parte) no es lo que esperaba, me gustó. Ahora que he terminado con el segundo, creo que era innecesario.

Me explico:

1º: Los verbos vacíos y las repeticiones: Verbos como dar, tener, haber o hacer no tienen un significado como tal y se apoyan en sustantivos. Por ejemplo: hacer una película = grabar una película, dar un paseo = pasear, dar miedo = asustar… Es tan constante como las repeticiones de la misma estructura: Oraciones copulativas (es decir, unidas por “y”). Simple, aburrido y pesado. Muestra clara de vocabulario pobre y un estilo descuidado.

2º: Las reflexiones profundas de los personajes: Por favor, escritores: los personajes de los libros no dejan de ser “personas”. No son reales pero a los lectores nos lo parecen. Es por eso que cuanto más actúen como humanos, más humanos parecen. Con esto quiero decir que no es normal estar CONSTANTEMENTE pensando, reflexionando o incluso filosofando sobre cosas como ¿Qué es el amor? ¿Cómo siento lo que siento? y ¿Porqué? Es que eso no pasa. Puede, que en un momento concreto de intimidad y con las defensas bajadas, te plantees ciertas cosas y lo comentes con otra persona. Es normal. Pero NO CONSTANTEMENTE. Los personajes de este libro se pasan cada capítulo teniendo lo que parece una crisis existencial… Y se supone que esto se soluciona, que todas las preguntas tienen respuesta, solamente cuando están juntos Axel y Leah. ¡Venga ya!

3º: El tópico de “te necesito”: Vamos a ver, estoy harta de este tópico. Si necesitas a alguien es porque no tienes otra opción, dependes de esa persona y eso no parece amor, parece una relación tóxica. Se supone que cuando quieres a alguien es porque te gusta estar con esa persona, te alegra la vida y te gusta compartir cosas con él/ella. Pero no le/la necesitas. No dependes de esa persona, pero decides dedicar tiempo y compartirlo con ese alguien. Por supuesto, al principio es todo “te necesito”, pero hacia el final (últimas 20/15 páginas) Leah “se da cuenta” (otra repetición) de que le elige y que no le necesita. Pero suena muy falso y no cuela. Leah deja se da cuenta de que no le gusta lo que está viviendo en su carrera profesional, cuando Axel no está. ¿Qué es lo primero que hace? Ir a dónde está Axel. No le elige, no decide compartir tiempo con él porque quiere, LE NECESITA.

Y todo esto me lleva al final:

Soso, aburrido, predecible y precipitado. Por supuesto que acaban juntos, lo sabes desde el principio, aunque supongo que estos libros suelen ser predecibles y por eso les gusta tanto a la gente: es seguro, feliz y tranquilo. Te provoca en algún momento, no lo niego.

Otra cosa que quiero comentar:

Si lo habéis leído: ¿No os pareció que las migrañas de Axel eran una “pista” de algo que podría haber pasado? No se, como un accidente, un ictus o algo así. Parece que, en un principio, se iba a desarrollar esa posibilidad, pero que, hacia el final, desecharon la idea y no lo volvieron a mencionar. ¿Y no puede ser que los dolores sean por estar alejado de Leah? Pues es posible, pero cuando están juntos le sigue afectando. ¿Y si es porque han solucionado sus problemas? Parece muy forzado. Además, en este libro con tanta reflexión, como escribí antes, ¿No creéis que Axel habría pensado: “Oh, ya no me duele la cabeza. Esto me obliga a pensar que es porque Leah y yo estamos bien”? Es que, con perdón, es estúpido. Y me disculpo porque sé que a mucha gente le gusta esta autora y que está en auge. Pero no lo entiendo.

En fin. Como resumen: Me quedo con el primer libro e intentaré olvidar que hay una segunda parte…

¡Ah! Un aplauso por aguantarme 👏👏👏

¿Lo habéis leído? ¿Qué opináis? 😊😊😊

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s