Deja que ocurra – Reseña

Esta joven promesa de las letras españolas sorprendió con Todo lo que nunca fuimos, la primera novela de la bilogía Deja que ocurra, en la que volvía a conectar con los temas que más gustan entre su público: amor, futuro profesional, viajes, familia…
Con la segunda parte de la
bilogía, Todo lo que somos juntos, confirmó su calidad literaria y se consolidó como una de las jóvenes escritoras con más proyección de la narrativa romántica actual.
En este precioso estuche el lector encontrará los dos ejemplares que conforman la bilogía:Todo lo que nunca fuimos 
y Todo lo que somos juntos.

Compré estos libros en la feria del libro de 2019… Me lei el primero y dejé a medias el segundo. Lo sé, lo sé… Pero es que hay tantos libros que leer que me pierdo en uno y me olvido de los otros (aunque siguen en mi mente mientras leo otros, ¿Os pasa?).

En fin, que después de darme cuenta de que iba a tardar en leer el segundo, me dije que tenía que comentar el primero para que no se me olvidara. Luego me terminé el segundo (hoy) y ya comento todo de una. Y a eso voy:

Lo primero, si os gustan los libros de novela romántica/erótica, este os va a gustar. El tono es similar a los de Elisabet Benavent, pero en realidad Leah tiene sólo 18/19 años, aunque en el segundo libro han pasado 3 años desde el final del primero. Quiero decir, que es un libro divertido con algo de drama pero poco más. No me malinterpretéis, está bien para pasar el rato y disfrutar de una lectura amena pero no os va a cambiar la vida.

Leah es la hermana del mejor amigo de Axel, y cuando se tiene que ir a trabajar a otra ciudad deja su hermana bajo el cuidado de su amigo. Está claro desde el principio lo que va a pasar, lo sabes. Pero tiene un algo… No sabes cuando ni como ni nada. Sólo que va a pasar. Y cuando pasa… ¡Madre mía!

Me encantan los personajes secundarios, me parecen más relevantes incluso que los dos protagonistas. Además, evolucionan a medida que Axel y Leah lo hacen. Y eso me gustó, le da más realismo a la historia, pues las personas cambian y nos cambian.

El arte que “suena” y se “ve” de fondo le da un toque especial a lo que está pasando: la música y la pintura. Ambos pueden recordar un momento triste, feo y desagradable pero con el tiempo, la misma canción o el mismo cuadro puede provocar un efecto alegre, bonito y agradable. El arte está ahí, no nos provoca nada. Es más cómo nos sentimos al encontrarnos con este lo que hace que nos haga sentir de una forma u otra. Eso es algo que se refleja muy bien en el personaje de Axel, que espero continúe en el segundo libro.

Por lo general, el libro está entretenido y ameno. Sin más. Si os apetece leer algo simple y rápido con un tono romántico, este os puede servir. Claro, que todo depende del final de la bilogía (soy especialita con los finales…).

Y bueno…

El segundo libro, en fin. Creo que no hacía falta que existiera si iba a ir por este camino.

Vamos a ver, si Leah está en la universidad estudiando arte para ser pintora, han pasado ya tres años y Axel trabaja en una galería… es que se van a encontrar sí o sí. Y es que lo sabes incluso antes de comprar el libro. Es muy predecible. Pero me joroba que te pongan tantas trabas para hacerlo interesante con la excusa de “es que tienen que crecer por separado”.

Mira, sí. Pero llega un punto que te dices: tanto crecer por separado y no necesitarse, pero bien que Leah está más pendiente de Axel que de ella misma. Y encima, cuando quiere intentar tomar decisiones por ella misma porque no quiere verse afectada por Axel y a los días de quedarse sola lo único que piensa es: si él estuviera aquí…

Estoy harta del tópico de: estoy tan enamorad@ de alguien que lo/la necesito. ¿No es más romántico y sano querer estar con alguien y NO NECESITARLO? Vamos, digo yo. Si estás con alguien porque le necesitas entonces es porque no tienes otra opción. Y no es tampoco que tengas mil opciones entre las que elegir, que no se trata de elegir ni de opciones. Simplemente te gusta alguien (porque sí, nunca hay un motivo, nunca puedes elegir quien te gusta o no) y quieres (no necesitas) compartir ciertas cosas con esa persona.

Y cuando menos te lo esperas… Te suelta que Leah, después de haberse quedado sola, decide que ante sí necesitaba a alguien pero ahora elige a Axel. Mira… No. No cuela. Leah se da cuenta de que quiere hacer otras cosas en su vida profesional y deja de lado las que vivía para irse con Axel, no para seguir lo que quiere hacer… En fin.

En fin, después del momento filosófico del día, solo quiero mencionar, para no alargar esto, un par de cosas. 1º Las repeticiones y los verbos vacíos: “me obligué” y “me resultaba” , entre otros muchos. Repite constantemente los mismos verbos, incluso algunos son verbos vacíos (verbos como: dar, hacer, tener…) y eso cansa mucho al lector. Se trata de verbos que no tienen un significado concreto y que se apoyan en el de los sustantivos: dar un paseo = pasear. Usar las mismas estructuras solo consigue sacar al lector del libro. Es horrible. Y no entiendo el motivo de esto, pues en el primer libro no recuerdo que fuera tan abrumador… 2º Introspectar párrafo sí y párrafo también. ¿Qué es eso? Las personas reales no pensamos sobre nosotros mismos o intentamos responder preguntas como ¿qué es el amor? o ¿Porque hago lo que hago? Es que no es real… Esto es problemático, no puede ser que los dos protagonistas se planteen sus decisiones cada segundo. Sí, vale, un momento dado y sin preocupaciones, está bien y es comprensible, pero no lo escribas todo el rato…

Por fin el deseado final: ¡No sabéis que alegría el cerrar el libro! Y no porque fuera un final maravilloso… Predecible, simple y supongo que lo que se espera de este tipo de libros. Sin más. Podría haber dejado todo en el primer libro y creo que ese final es, con diferencia, mejor que el “oficial”. ¿Qué sentido tiene que Axel tenga, durante todo, el libro dolores de cabeza y de repente, han desaparecido? Y si tuviera que ver con que, al volver con Leah (repito no es spoiler porque es predecible) le sigue doliendo. Tampoco afecta que su relación haya mejorado, ni mucho menos. Pero parecía una “pista” de que algo malo o dramático iba a pasar (un accidente, un tumor, lo que sea que les hiciera buscar algo para que funcionara) pero no.

Supongo que, si has llegado hasta aquí es porque te interesa ya sea porque quieres leer el libro, porque lo has leído o porque estamos en cuarentena y te aburres. Así que, te aplaudo por aguantarme 👏👏👏

¿Lo habéis leído? ¿Pensáis leerlo? ¡Por favor, comentad vuestras opiniones porque nos interesan mucho!😊😊😊

– L

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s